domingo, 30 de octubre de 2016

“EL PÚBLICO ES SAGRADO… POR LOS COJONES”

Ahí están los "sagrados espectadores"
Si hay algo que no soporto es la infame tendencia a colectivizarlo todo, o sea, a cargarse la individualidad, único valor natural al que se puede aferrar el hombre para esmerarse en su vida y, con ello, beneficiar o, al menos, no perjudicar a los demás. En efecto, populistas y bobos de todo pelaje tienen adicción a hablar de las multitudes como si fueran un todo uniforme, y te sueltan peroratas infectas hablando de “la sociedad”, “la gente”… o “el público”. Hete aquí que a alguien se le ocurrió, tiempo ha, espetar la frasecita de que “el público es sagrado”. Ja, ja, y requeté ja. ¡Qué gilipollez! En todos los órdenes de la vida y en todas las épocas, a las multitudes las carga el diablo, y hoy en día la TV… valga la redundancia. La “masa” es el mejor escondrijo para malhechores, zafios, acomplejaos, y para un montón de seres que merecerían reptar en vez de caminar erguidos. Pero la Naturaleza es un coloso invencible. Y por eso, si analizásemos uno a uno cada colectivo humano, veríamos que es como una tarta en la que una pequeña porción de individuos son auténticos santos y se entregan en cuerpo y alma a los demás, una gran parte de la tarta la compone la gente “normal”, tirando a egoístilla pero sin malas intenciones hacia el resto. Y finalmente está ese último trocito, que está compuesto por hijos de la gran puta. Y el problema viene cuando se junta un montón de gente para lo que sea, por ejemplo para ver un partido de fútbol, ya que en ese gran porcentaje de personas “normales”, suele haber muchos individuos con alarmante carencia de personalidad, tendentes a incorporarse a cualquier coro.

Creo que lo explicado es una obviedad. Pero hete aquí que los periodistas por tierra, mar y aire, repiten cual loros la sacralización del público, como si los jugadores tuvieran que respetar a la masa. Pues va a ser que no. Aquí ya se da por hecho que el sueldo de un jugador incluye el silencio y aceptación cuando se acerca a una tribuna a celebrar un gol, o a sacar un córner, o a lo que sea, y a cuatro metros escucha todo tipo de barbaridades de uno o varios aprendices de macarra. Desde aquí reivindico el derecho de réplica de cualquier jugador e incluso del árbitro a cagarse en la madre que parió a los indigentes mentales que osan insultarle cuando la cercanía circunstancial con la tribuna le permite identificar a los cobardes de mierda que se creen con derecho a todo por pagar una puta entrada.

domingo, 16 de octubre de 2016

BREVE HISTORIA DEL BARÇA: AVISO A NAVEGANTES


Los que somos del Barça desde críos y hace días que peinamos canas, tenemos una visión global de lo que es la historia moderna del club desde los 70 hasta hoy. Y conviene dejar muy claro que ser el que mejor juega no te da títulos si no hay una consistencia extraordinaria y una regularidad en la excelencia que sólo los grandes jugadores que a la vez sean enormes profesionales pueden garantizar. Siempre recuerdo esa frase del Luis Aragonés más contundente, refiriéndose incluso a los años 50 y 60: "Qué nadie se equivoque. El Barcelona siempre ha sido el equipo que mejor jugaba al fútbol, el Atleti el que mejor ejecutaba el contrataque, y el Madrid el que se llevaba los títulos..." Tal cual.

Años 70. Cuando aterrizó el Cruyff jugador, hubo un chute de ilusión lógico, pues era el ET de la época, y tras su espuela voladora en el debut, se plantó en el Bernabéu con los Sotil, Marcial, Rexach y Asensi de escolta, y sacudió un mandoble con la mano abierta al madridismo que parecía anunciar, por fin, la coronación del equipo que mejor jugaba sobre esa máquina de trincar Ligas que era el Madrid bajo el paraguas de Plaza como controller de los árbitros. Pero fue un espejismo. Una Liga y se terminó el sueño. Por supuesto que Plaza se encargó convenientemente de que así fuera. Pero que a nadie le quepa la menor duda de que el pasotismo de Cruyff a partir de ese primer año tuvo tanta o más culpa. Un equipo ganador no puede tener un líder que se fuma un cigarro en el descanso y se da un paseíto por los campos de España sin sudar en la mayor parte de los mismos.
 

.............Translate, Tradurre , Übersetzen, Traduire, Traduzir, переводить

REFLEXIONES DESDE EL EBRO

Fui futbolista de vocación, que no de profesión. y ahora me gusta analizar el fútbol actual y polemizar o compartir opiniones con la gente que estudia este deporte

Mis artículos más leídos


Atardecer en Zaragoza

Datos personales